miércoles, 5 de julio de 2017

Pagar un Karma

Publicado por Elisabeth Mur

Cuando estás pagando un karma, hay mucho sufrimiento. Sientes que tu alma está oprimida y tu corazón se ha cerrado.
Durante el pago del karma, no hay aceptación de la situación, pues es tan doloroso que nos cuesta mucho trabajo aceptar lo que estamos viviendo.
Habrá preguntas como : "¿por qué me pasa esto?" "¿para qué?" "¿qué es lo que tengo que resolver en mi interior?" "¿qué es lo que me está mostrando la vida que tengo que trabajarme a mi mismo?"... y miles de preguntas más.
Cuando estás pagando un karma, puedes llegar a sentir mucho enojo, rencor, incluso odio por la vida, sientes como una loza en tu espalda que te va empujando para abajo y te deja sin energía.
Cuesta mucho esfuerzo vivir cuando hay sufrimiento, todo se siente más pesado, más denso.
Una de las cosas que he aprendido es que mientras estés pagando un karma, es muy importante tomar un tiempo de soledad para tener más contacto con tu interior; practicar meditación, realizar ejercicios de relajación como yoga, tai chi, etc. Es importante conectarte con tu Ser.
También es importante la observación; observar tu exterior y observarte a ti mismo. ¿Qué es lo que tu cuerpo siente con respecto a las decisiones que vas tomando en tu vida? ¿Si sientes una especie de malestar, de densidad, de "nube oscura" en tu interior, es señal de que las cosas no van bien.
Y si por el contrario, sientes paz, una especie de fluir con la vida, como si te elevaras un poco hacia la libertad, entonces es que estás realizando acciones que traerán resultados positivos.
Lo que más deseamos cuando estamos pagando un karma, es saber cuándo va a acabar.
Podemos saber el tipo de karma que estamos pagando, también podemos saber porqué se originó, pero nunca podemos saber cuánto tiempo debemos estar pagando este karma en concreto.
Si deseas reducirlo, haz caridad; ayuda a las personas que lo necesitan, sé generoso, amable, compasivo, bondadoso, escucha a los que necesitan aliviar su sufrimiento, trata a las personas con amor, con comprensión, y si alguien te enoja, no desees vengarte y causarle algún daño, simplemente déjalo estar.


Aléjate de toda situación negativa, o si no puedes alejarte, responde con amor.
Si no te comprenden o piensan que eres un "loco" y un "raro", déjales que lo piensen. Es su percepción, y no tiene porqué ser verdad.
Para reducir tu karma, debes poner a la práctica el Dharma (ser bondadoso y ayudar a los demás, y si no puedes ayudarles, no les causes sufrimiento).
Sabrás que has acabado de pagar tu karma cuando sientas una especie de liberación.
Dejarás de sentirte oprimido, tu corazón volverá a abrirse y ya no sentirás sufrimiento, sino paz.
Y verás que en el exterior, esa situación tan dolorosa que no se acababa nunca, de repente desaparece, se extingue, como si no hubiera pasado nada.
Te llevarás contigo un gran aprendizaje y sabiduría.
Eso es lo que importa, es el objetivo del karma, que aprendas la lección.
Y sentirás que habrás subido un peldaño más en tu escalera de evolución.
Prueba superada, karma finiquitado.
Y no olvides que no es el exterior lo que hay que cambiar, sino tu interior.
El exterior simplemente es el espejo que te está mostrando lo que debes cambiar tú, y usarás el exterior como una herramienta para ir manifestando tus cambios internos.
Fuente: Camino al Despertar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario en Esencia de Luz Blanca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Esencia de Luz Blanca Copyright © 2017-2018 Template modificado by Elisabeth