sábado, 10 de diciembre de 2016

Ritual de Navidad para invocar Exito.

Publicado por Elisabeth Mur



Necesitamos:

Cuatro velas, una blanca, una dorada, una plateada y una roja.

Esencia de sándalo y aceite de oliva, para consagrar las velas.

Un altar o sitio donde colocaremos las velas, cubierto con un mantel de color blanco.

Papel blanco y lápiz negro.

El color de las velas es importante porque encierra toda una simbología que hay que conocer. La vela blanca simboliza la limpieza y la purificación. Con ella eliminamos todo lo negativo que nos rodea y ayudamos a que el Año Nuevo sea un período limpio y esté libre de los malos augurios. Las velas plateada y dorada nos indican la transición de un metal precioso (la plata) a otro metal precioso (el oro) mucho más valorado. Simboliza el paso hacia algo mejor. La vela roja la utilizamos para potenciar esa transición.

Consagramos las velas

Lentamente vamos distribuyendo cada vela en su lugar correcto. La vela blanca en el centro de la parte superior del altar, la plateada en el lado izquierdo, la dorada a la derecha y la roja en la parte de abajo. Nos reunimos alrededor del altar con nuestra familia o con nuestros amigos, si es nuestro deseo, o permanecemos en soledad si no nos apetece compañía o no la tenemos.

Escribimos en el papel blanco con ellápiz negro nuestras peticiones.

Procedemos al encendido de las velas (con cerillas de madera) en el sentido de las agujas del reloj, primero la plateada, luego la blanca, después la dorada y por último la roja.

Dirige tu pensamiento hacia el objetivo que quieres conseguir procurando no distraerte en otras reflexiones, expresa verbalmente tus aspiraciones para el Año Nuevo o pronuncias un texto que tu escribas antes de empezar el ritual. Luego imaginate que ya lo has conseguido, visualiza sin temor que tus deseos se han cumplido.

Se respira una atmósfera de paz. Algo mágico está ocurriendo, tu fuerza mental, ayudada por el fuego, camina hacia un desenlace favorable, lo estás viendo, lo estás sintiendo, lo estás descubriendo.

Oración:

Doy la bienvenida al Espíritu de la Navidad, quien baja a este planeta con la misión de DAR; te saludo, te amo, te reconozco y te bendigo Maestro Natividad. Te doy las gracias por la maravillosa labor de Amor, Alegría y paz que realizas. Abro las puertas de mi corazón, de mi hogar a tu radiación y te reconozco como huésped privilegiado a quien deseo agasajar. Solicito, acepto, recibo y realizo la abundante provisión para la humanidad, para mi familia, para mis amigos y para mí. Invoco la Ley del Perdón y del Olvido y la Llama Violeta Transmutadora para que consuma, transmute, disuelva y libere con Amor todo lo inarmónico en mi hogar y en todo el planeta Tierra, para que la Paz, el Amor, la Armonía, el Equilibrio, la Alegría y el Orden Divino, regalos del Amado Natividad llenen mi vida y la de toda la humanidad.
La oración es orientativa, mi recomendación es que ores con tus propias palabras, sentimiento y fe.


Paso siguiente, se hará una breve meditación invocando desde el espacio del Amor al Espíritu d la Navidad, luego cada quien leerá para sí mismo con mucha FE su lista de peticiones.

Esto se hará antes de la cena y sin haber ingerido licor de ningún tipo en todo el día, pues se trata de un acto espiritual muy íntimo, donde cada quien procurará conservar la mayor pureza y el mayor recogimiento, para alcanzar al Maestro Natividad y a los ángeles.

Ahora se procede a quemar la hoja de peticiones, dirigiéndote mentalmente a los ángeles de la Navidad:

Puedes irradiar las cenizas al viento si estás en un lugar abierto, o guardarlas en un sobre si te encuentras en un lugar cerrado. Si se desea, en este momento se puede decir la oración de gratitud y despedida de la llama, la cual dice:

Gracias a la Presencia de Dios Universal, a sus Ángeles y muy especialmente al Espíritu de la Navidad, quienes nos han asistido este día.

Bendita llama, expresión de la esencia luz de Dios, gracias por tu servicio obediente a la humanidad, regresa ahora al centro corazón de la creación para que seas atraída de nuevo a la acción a través de la invocación de la humanidad para expandir los bordes del reino del padre por todo el infinito. En la unidad de toda vida nos inclinamos y damos gracias por la oportunidad de haber participado en este servicio.
La oración es orientativa, mi recomendación es que ores con tus propias palabras, sentimiento y fe.


Con la música navideña como fondo, al terminar el ritual se reparten abrazos a cada invitado, y sentiremos la luz dorada que se irradia desde el centro del Universo que nos bañará de bendiciones, hay una sensación de Unidad y de Paz.


Dejar consumir las velas hasta el final. Los restos no tirarlos a la basura, se pueden enterrar en una maceta que tengamos en casa o guardar en el fondo de un cajón.


FELIZ NAVIDAD!!!!!!

Fuente: ritualesconcarmen

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario en Esencia de Luz Blanca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Esencia de Luz Blanca Copyright © 2017-2018 Template modificado by Elisabeth