lunes, 3 de octubre de 2016

Ámbar

Publicado por Elisabeth Mur



Ayuda a centrarse en el ser. Provee equilibrio emocional. 

Apreciado por varias culturas, para los chinos, el ámbar es una piedra que guarda la esencia de la vida, mientras que la cultura egipcia la empleaba con fines religiosos y medicinales. Esta piedra ayuda a absorber energía negativa y fortalece el órgano sobre el cual se coloque.

El ámbar es una piedra de grandes ambigüedades, dotada de un gran misterio, contenedora de las fuerzas del pasado y del más allá, de la generación de nuevas vidas y del renacimiento.

Hay que tener en cuenta que fue materia viva y que se ha quedado atrapado para ser testimonio de tiempos pasados, se podría decir que es un fósil lleno de vida, testigo del pasado, que incluso puede contener insectos, plantas del pasado o simplemente resina orgánica convertida en piedra por el paso de miles de años.

Es por esto que se convierte en una piedra llena de sabiduría, de experiencia dándole una fuerza mágica y poderosa y recordándonos que las cosas no se suelen conseguir en el primer momento que la mayoría de las veces es necesario la constancia y la perseverancia para conseguir el objetivo.

También es una piedra sexual, que es capaz de despertar los deseos y potenciarlos.

El ámbar es capaz de potenciar la fuerza creativa a tal punto de llegar incluso a la genialidad, siempre que sea capaz de expresar hacia el exterior todo su potencial y no se quede encerrado en sí mismo.

El ámbar es una piedra que guarda en su haber la experiencia del paso de los años, es por ello que la convierte en una piedra con gran capacidad guerrera, con gusto por el riesgo y el peligro. En ella se encuentra la videncia y la clarividencia, la magia y la capacidad de dominar el mundo que lo rodea. 

Si te encuentras identificado con este carácter, esta es tu piedra, y a través de ella, y gracias a sus virtudes y a pesar de sus defectos, puedes crecer y mejorar en todos los campos de tu vida.

Los sitios donde se suele colocar el ámbar ya sea para curación o meditación son el plexo solar, la base de la columna vertebral, el pubis, el páncreas o sobre el estómago, e incluso sobre los dorsales o sobre los lumbares, pero donde no se recomienda es en la garganta, la frente o la coronilla.

La colocación ideal de las piedras es sobre el cuerpo desnudo y acostado sobre una superficie firme y natural, una manta de lino o algodón puro, una estera de madera, la misma tierra. Si no fuera posible la desnudez, se recomienda llevar encima una sencilla bata de lino o algodón, sin fibra sintética.

Hay gente que utiliza el ámbar simplemente para refrescar la energía interna, colocándose piedras por todo el cuerpo pero evitando la zona del cuello.

Como talismán o simplemente como joya para potenciar la fortuna y el amor puede llevarse en cualquier parte del cuerpo, incluso en las orejas, pero no es aconsejable llevarla pegada al cuello.

La razón es evitar los centros de energía superiores y los dedos índice y pulgar que puede provocar demasiada fantasía conectando con mundos algo absurdos confundiendo a la persona.

Piedras con las que se complementa:

Diamante, Cristal de cuarzo, Amatista, Aguamarina, Coral rojo, Rubí y el Lapislázuli.

Las piedras negras pueden bloquear su energía e incluso absorber la suya.

Puede servir de potenciador sobre el jade, sobre todo en procesos de fertilidad.

Hay que tener en cuenta que el ámbar trabaja muy bien sola.


El ámbar, sobre todo los marrones o rojizos, actúa principalmente sobre los órganos sexuales. Funciona como un excelente depurador en todo lo que tenga que ver con los órganos sexuales.

Interviene favorablemente en todos los procesos endocrinos, el estómago, el páncreas, la vesícula biliar… con lo que ayuda al desarrollo físico ya sea en adultos como en niños.

Ayuda a nuestro sistema inmunológico para mantener a raya a los virus y evitar contagios e infecciones. También tiene fama de curar enfermedades hepáticos, siendo de gran ayuda para cuadros asmáticos.

Una de las curiosidades de esta piedra es que equilibra la temperatura corporal, por lo que se ha utilizado mucho como calmante de fiebres provocadas por enfermedades, como para aplacar el deseo sexual, y también como potenciador sexual.


No se puede decir que sea la piedra ideal para este tema, nunca se podrá comparar con el diamante, el rubí o la esmeralda, pero sí se puede utilizar como apoyo, sobre todo para las personas con trabajos poco convencionales, donde existe el peligro en su profesión, como pueden ser policías, militares, espías, especialistas… en general cualquier persona que corra algún riesgo en su trabajo, conseguirá del ámbar la protección necesaria tanto para la salud como para su economía.

Potencia la capacidad de estudio y poder de concentración y es de gran ayuda para cualquier actividad que requiera de un gran esfuerzo creativo.


El ámbar favorece la fertilidad, las relaciones sexuales, los amores prohibidos, los cambios de pareja y el inicio de nuevas relaciones. 

Otorga magnetismo y atractivo al poseedor, pero no suele generar amores serenos, suelen ser fantasiosos y bastante conflictivos, por lo que, evidentemente no ofrecen fidelidad ni estabilidad, aunque sí pueden llegar a dar complicidad a la pareja.


Para lo que sí puede llegar a ser muy efectivo es para superar una gran decepción o una gran pérdida, devolviendo la alegría de vivir en esos momentos más bajos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario en Esencia de Luz Blanca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Esencia de Luz Blanca Copyright © 2017-2018 Template modificado by Elisabeth