domingo, 1 de mayo de 2016

Novena de las Nueve Gracias dedica a San Miguel Arcángel

Publicado por Elisabeth Mur


San Miguel Arcángel Oraciones y LetaniasV. Oh Dios, ven en mi ayuda.
R. Señor, apresúrate en socorrerme.
Hacer una solicitud de Gracia cada día. Después de haber pedido la Gracia del día, terminar con las oraciones finales de este capítulo.

Primera Gracia

Te pedimos, oh San Miguel, en unión con los Serafines, que enciendas en nuestros corazones del Amor Santo de Dios, y nos hagas sentir desprecio y repugnancia por los falsos placeres del mundo Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Segunda Gracia

Te pedimos humildemente, oh príncipe de la Jerusalén celestial y jefe de los Querubines, que te acuerdes de nosotros, sobre todo cuando seamos asaltados por las sugestiones del enemigo infernal; haz de nosotros vencedores de Satanás con tu socorro, un sacrificio ofrecido al señor. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Tercera Gracia

Te suplicamos devotamente, oh glorioso campeón del Paraíso y jefe de los Tronos, que no permitas jamás que nosotros tus fieles, seamos oprimidos por los espíritus malvados del Infierno ni las enfermedades. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Cuarta Gracia

Prosternados humildemente delante de ti, te rogamos, oh gran Misterio de Dios, en unión con las dominaciones, defiendas la cristiandad en toda ocasión y en particular al soberano Pontífice, aumentando su felicidad y las Gracias que le son concedidas en esta vida y su gloria en la otra. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Quinta Gracia

Te rogamos, oh San Miguel Arcángel, en unión con las Virtudes, liberar a tus siervos de las manos de sus enemigos conocidos y desconocidos, de los falsos  testigos, de las discordias, librar a nuestra patria y en particular a nuestra ciudad, del hambre, de la peste, de la guerra, del rayo, de las tempestades, temblores de la tierra y tormentas que el dragón infernal acostumbra suscitar para hacernos daño. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Sexta Gracia

Te suplicamos, oh jefe de las milicias angelicales, te rogamos, que con las Potestades proveas a nuestras necesidades, a las de nuestro país y especialmente de nuestra ciudad, dando fecundidad a la tierra y la concordia y paz a los jefes cristianos. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Séptima Gracia

Te pedimos, oh jefe de los arcángeles, que en unión con los Principados, nos libres a tus servidores, así como a nuestro país y nuestra ciudad, de las enfermedades corporales y sobre todo de las enfermedades espirituales. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Octava Gracia

Te suplicamos, oh San Miguel, que en unión con el Coro de los Arcángeles y los nueve Coros de los Ángeles, nos cuides en esta vida y que en el momento de la muerte nos asistas a lo largo de nuestra agonía y sobre todo en el instante de entregar el alma, para que, como vencedores de Satanás, vayamos a gozar contigo de la Bondad Divina en el Santo Paraíso. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.

Novena Gracia

Finalmente te pedimos, oh glorioso jefe, defensor de la Iglesia militante y triunfante, que con los nueve Coros de los ángeles nos cuides y defiendas, a nosotros tus fieles, a nuestras familias y a aquellos que se encomendaron a nuestras oraciones, para que, viviendo con tu socorro una vida pura, podamos gozar de la contemplación de Dios eternamente contigo y todos los ángeles. Amén.
PadreNuestro, Avemaría, gloria al Padre.
San Miguel Arcángel, defiéndenos en el combate para que no perezcamos en el día del juicio.
Rezar enseguida cuatro padresnuestros: el primero en honor a San Miguel; el Segundo en honor a San Gabriel; el tercero en honor a San Rafael; y el cuarto en honor a nuestro Ángel de la Guarda.
V. Ruega por nosotros, oh bienaventurado San Miguel, príncipe de la Iglesia de Dios.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración

Oh Dios Todopoderoso y Eterno, que para la salvación del género humano envíate milagrosamente a tu Iglesia tu gloriosísimo príncipe, el Arcángel San Miguel, concédenos su socorro saludable y su eficaz ayuda contra todos nuestros enemigos, para que en el instante de la salida de este mundo logremos aparecer a la Presencia de tu Divina Majestad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
“San Miguel es el que primero vino… Lo vi delante de mis ojos. No estaba Sólo, sino acompañado por los Ángeles del Cielo. Los vi con los ojos de mi cuerpo así como le veo a usted, y cuando se alejaron, lloraba y hubiera querido que me llevarán con ellos ” Santa Juana de Arco.
Fuente:  Libro: San Miguel, ¿Quién como Dios?, Fundación Jesús de la misericordia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario en Esencia de Luz Blanca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Esencia de Luz Blanca Copyright © 2017-2018 Template modificado by Elisabeth