martes, 15 de agosto de 2017

Día Mundial del Reiki

Publicado por Elisabeth Mur 0 comentarios

Todos los 15 de agosto celebramos el Día Mundial del Reiki.
¿Por qué elegimos este día para celebrarlo?
La respuesta a esta pregunta es la siguiente, un 15 de agosto pero del año 1865 nacía en Japón nuestro querido maestro Mikao Usui.
Saludamos y agradecemos entonces a todos los reikistas del mundo por la hermosa y noble labor de amor y luz que realizan a diario.
El Sensei (profesor) nació un 15 de Agosto de 1865 en Taniai, en la actualidad Miyama cho.
Tuvo tres hermanos Tsuru, kuniji y Sanya.
La familia MIKAO USUI pertenecian a una privilegiada clase, era hatamoto (samurai al servicio directo de un shogunato) del clan Chiva, (la guardia personal del shogun).
Nació en budismo Tendai, como tal desde niño estudió en un monasterio Tendai, con lo cual la versión que fuese monje cristiano no tiene fundamento alguno, ya que en la epoca del nacimiento de USUI, el cristianimo estaba proscrito y considerado ilegal.
Mikao Usui se casó con Sadako Suzuki y tuvieron dos hijos, un varón y una niña, llamados Fuji y Toshiko respectivamente. El primero nació cuando Usui tenía 43 años una edad avanzada para esos tiempos y 6 años después nació la niña.
Mikao Usui como todos los jóvenes de su clase tuvo una educación muy orientada al arte y una gran inclinación por la poesía.

Ritual Asunción de la Virgen María. 15 de Agosto

Publicado por Elisabeth Mur 0 comentarios

De acuerdo a la Tradición y teología de la Iglesia Católica, el cuerpo y alma de la Virgen María fueron llevados al cielo después de terminar sus días en la tierra.
Podemos realizar un ritual, para tener protección de la Virgen, además llegar a sentir la comprensión y el sufrimiento que la Virgen tuvo con su hijo Jesús.
A muchas madres nos enseñara como trabajar el amor, la comprensión y la libertad que debemos mostrar con nuestros hijos ya que ella fue un ejemplo gráfico de ello.
Busca una postal o imagen de Nuestra Sra Virgen María., y durante todo el día 15 de agosto ponle una vela blanca, repitiendo la oración tanto al encender la vela como cuando la encuentres apagada.
Una vez que se acabe el día 15 recoge la postal y llévala siempre en el monedero, te ayudara en todos los momentos difíciles de tu vida.
Oración
Al cielo vais, señora al cielo vais, señora, y allá os reciben con alegre canto.
¡oh quién pudiera ahora asirse a vuestro manto para subir con vos al monte santo!
De ángeles sois llevada, de quien servida sois desde la cuna, de estrellas coronada:
¡tal reina habrá ninguna, pues os calza los pies la blanca luna! Volved los blandos ojos, ave preciosa, sola humilde y nueva,a este valle de abrojos, que tales flores lleva,y suspirando están los hijos de eva.
Que, si con clara vista miráis las tristes almas desde suelo, con propiedad no vista, las subiréis de un vuelo,como piedra de imán al cielo.

sábado, 5 de agosto de 2017

18 Señales De Que Usted Vino A Este Mundo A Transformar La Conciencia Humana

Publicado por Elisabeth Mur 0 comentarios



1.- Un sentido de tener una misión específica o una finalidad que implica una transformación importante en la experiencia humana, pero siendo incapaz de articular lo que podría ser este cambio.

2.- Una fuerte sensación de que la misión, sea lo que sea, está cada vez más cerca en el tiempo.

3.- Una compulsión a dominar ciertos campos, habilidades, o profesiones, no sólo para la promoción profesional, sino también en la preparación de este medio, entendido misión personal.

4.- Los altos niveles de empatía; un sentido de la sensación de lo que otros sienten.

5.- Un deseo urgente de disminuir o evitar el sufrimiento de los seres humanos, animales o incluso plantas.

6.- La soledad derivada de un sentido de la diferencia, a pesar de los altos niveles de actividad social. Una mujer resumió este sentimiento perfectamente cuando dijo: "Todo el mundo me quiere, pero no hay nadie que me quiera como yo".

7.- Los altos niveles de creatividad; pasión por la música, la poesía, el rendimiento o las artes visuales.

8.- Un intenso amor a los animales, a veces un deseo de comunicarse con ellos.

9.- Primeros años de vida difícil, a menudo con un historial de abuso o trauma de la niñez.

10.- Conexión intensa a ciertos tipos de entorno natural, como el mar, las montañas, o el bosque.

11.- La resistencia a la religiosidad, paradójica-mente acompañado de un fuerte sentido de propósito, ya sea espiritual o anhelo espiritual.

12.- El amor a las plantas y la jardinería, hasta el punto de sentirse vacío o deprimido y sin la oportunidad de estar entre las cosas verdes y / o ayudar a crecer.

13.- Muy alta sensibilidad emocional, a menudo conduce a las predilecciones de ansiedad, adicciones o trastornos de la alimentación.

14.- Sentido de la intensa relación con ciertas culturas, idiomas, o regiones geográficas.

15.- Discapacidad, a menudo cerebro centrado (dislexia, retraso, autismo) en uno mismo o un ser querido. La fascinación por las personas que tienen discapacidad intelectual o enfermedad mental.

16.- Al parecer, la personalidad gregaria que contrasta con una profunda necesidad de periodos de soledad; un sentido de ser drenado por el contacto social y la retirada de "encendido" de nuevo.

17.- Enfermedad física persistente o recurrente, a menudo grave, con síntomas que fluctúan en lo inexplicable.

18.- Sueños del día (o sueños nocturnos) acerca de curación a personas dañadas, criaturas, o lugares.

Si usted lee la lista (como yo) pensando "cheque," usted es sin duda uno de nosotros los visionarios de mentes sanadoras. El mundo te necesita para cumplir con su propósito sagrado - pronto!


Fuente:Caminante de las galaxias

La enseñanza del Maestro

Publicado por Elisabeth Mur 0 comentarios


Érase una vez un maestro que hablaba a un grupo de gente y su mensaje resultaba tan maravilloso que todas las personas que estaban allí reunidas se sintieron conmovidas por sus palabras de amor. En medio de esa multitud, se encontraba un hombre que había escuchado todas las palabras que el maestro había pronunciado. Era un hombre muy humilde y de gran corazón, que se sintió tan conmovido por las palabras del maestro que sintió la necesidad de invitarlo a su hogar.
Así pues, cuando el maestro acabó de hablar, el hombre se abrió paso entre la multitud, se acercó a él y, mirándole a los ojos, le dijo: «Sé que está muy ocupado y que todos requieren su atención. También sé que casi no dispone de tiempo ni para escuchar mis palabras, pero mi corazón se siente tan libre y es tanto el amor que siento por usted que me mueve la necesidad de invitarle a mi hogar. Quiero prepararle la mejor de las comidas. No espero que acepte, pero quería que lo supiera». El maestro le miró a los ojos, y con la más bella de las sonrisas, le contestó: «Prepáralo todo. Iré». Entonces, el maestro se alejó. Al oír estas palabras el corazón del hombre se sintió lleno de júbilo. A duras penas podía esperar a que llegase el momento de servir al maestro y expresarle el amor que sentía por él. Sería el día más importante de su vida: el maestro estaría con él. Compró la mejor comida y el mejor vino y buscó las ropas más preciosas para ofrecérselas como regalo. Después corrió hacia su casa a fin de llevar a cabo todos los preparativos para recibir al maestro.

Lo limpió todo, preparó una comida deliciosa y decoró bellamente la mesa. Su corazón estaba rebosante de alegría porque el maestro pronto estaría allí. El hombre esperaba ansioso cuando alguien llamó a la puerta. La abrió con afán pero, en lugar del maestro, se encontró con una anciana. Ésta le miró a los ojos y le dijo: «Estoy hambrienta. ¿Podrías darme un trozo de pan?». El se sintió un poco decepcionado al ver que no se trataba del maestro. Miró a la mujer y le dijo: «Por favor, entre en mi casa». La sentó en el lugar que había preparado para el maestro y le ofreció la comida que había cocinado para él. Pero estaba ansioso y esperaba que la mujer se diese prisa en acabar de comer.
La anciana se sintió conmovida por la generosidad de este hombre. Le dio las gracias y se marchó. Apenas hubo acabado de preparar de nuevo la mesa para el maestro cuando alguien volvió a llamar a su puerta. Esta vez se trataba de un desconocido que había viajado a través del desierto. El forastero le miró y le dijo: «Estoy sediento. ¿Podrías darme algo para beber?».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Esencia de Luz Blanca Copyright © 2017-2018 Template modificado by Elisabeth